Alzheimer

Se le considera una enfermedad progresiva, que se desarrolla lentamente y empeora de manera gradual, por lo general, a lo largo de varios años.

Afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, la resolución de problemas, e incluso la personalidad y el movimiento conforme va progresando la enfermedad. No todas las personas experimentan los mismos síntomas. La progresión típica de la enfermedad de Alzheimer puede comprender tres, cinco o siete etapas.

Los síntomas principales son la pérdida de la memoria y la confusión.

Las personas pueden sufrir:

  • Trastorno Cognitivo
  • Deterioro mental, dificultad para pensar y comprender, confusión, confusión en las horas de la tarde
  • Delirio, desorientación, dificultad para concentrarse, incapacidad para crear nuevos recuerdos, incapacidad para hacer operaciones matemáticas sencillas, incapacidad para reconocer cosas comunes, invención o olvido

En su comportamiento puede haber: 

  • Agitación, agresión, cambios de personalidad, deambular y perderse,
  • dificultad con el cuidado personal, falta de autocontrol, irritabilidad o repetición sin sentido de palabras propias

En su estado de ánimo:

  • Altibajos emocionales
  • Apatía, descontento general, enfado o soledad

Trastornos psicológicos:

  • Alucinación, depresión o paranoia
  • También son comunes el habla confusa, incapacidad para combinar movimientos musculares o pérdida de apetito

No existe cura, pero existen medicamento que pueden ayudar a controlar a retrasar sus síntomas durante algún tiempo, especialmente en las primeras etapas, para que el progreso de la enfermedad sea lento.


La terapia ocupacional es importante para el paciente como son:

  • Objetos
  • Música
  • Desanudar nudos
  • Terapia de Muñecas
  • Agrupar bolas decolores
  • Ordenar
  • Cantar
  • Mantenerlo en tiempo y espacio
  • Entre otras

Si tienes un paciente con esta afección, en INCARE tenemos el personal profesional para apoyarte.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.